Joxe Arregiren hitzaldia

 

Otsailaren 8an Joxe Arregi teologo eta irakasleak, Aranburu  Landetxean eman zuen hitzaldira zaletu ugari hurbildu zela ikusi nuen. Badirudi jorratu zen gaiak interes handia sortu zuela herrian.

Hitzaldiak sortu zuen jakin-mina ikusi  eta jarraipen txiki bat egingo diot berari, bide batez berak egin zituen gogoetak jaso egingo ditut,  Aizarnara begira dagoen txoko honetan.

Joxin Iturriotzek antolatu zuen hitzaldi- elkarrizketa hau. Bertan  jorratzen zen gaia ondorengoa izan zen: ”ZERTAN EZIN DA SINISTU GAUR EGUN”. Gaiak luzerako  ematen du, baina gaur egun sinesmenarekin hain urri gabiltzan honetan ezin hobeto aukeraturiko gaia.

Seguru nago hitzaldi honetara hurbiltzerik izan ez duenik  ere izango zela Aizarnan, orduak ez baitzuen laguntzen horretan. Baina jabetu nahi duenak hemen  du aukera, oso-osoan argitaratzen baitut behean.

Ondoren egon zen  elkarrizketan zenbait gai eztabaidatu genituen, adibidez:  Dualismoa, Ateismoa, Filosofia, Etika eta abar. Baina hemen ezin dira eztabaida guztiak jaso,  luzerako emango bailuke.

Ados nagoela esan behar hemen esan zuenarekin,  baina nire ustez, gaurko gizarteko gehien batek ez al ditu baztertuta sinesmenaren arloan,  erlijioak erabiltzen dituen arau eta dogma hauek?

Irakurri behean hitzaldiko gora-beherak, merezi duen gaia da eta.

 

Jon Egiguren

 

=============================================================

 

JOXE ARREGIREN GOGOETAK.

 

No puedo creer nada que esté en contradicción con la ciencia, es decir, con aquello que está matemáticamente medido y empíricamente comprobado. Pero tampoco puedo creer que la ciencia sea el único ni el supremo conocimiento, ni que solo sea real o verdadero lo que la ciencia puede medir y verificar. Conoce más.

No puedo creer en un Dios Ente Supremo y preexistente que habría creado el mundo desde la nada y desde fuera, se habría encarnado plenamente como hombre en el pasado, que sería la explicación exterior de cuanto es. Pero tampoco puedo creer que el mundo no esté envuelto y habitado, impulsado y atraído por una energía originaria, una creatividad, potencial, espíritu, conciencia, belleza o amor o misterio más grande que todo, transcendente e inmanente a todo. Y tú también eres El/Ella/Ello.

No puedo creer que el espíritu o la conciencia exista separada de lo que llamamos materia en alguna de sus dimensiones o manifestaciones. Pero tampoco puedo creer que la realidad en su conjunto, ni siquiera eso que llamamos materia, se reduzca a física y química, que de menos no esté emergiendo constantemente más: vida, inteligencia, conciencia, espíritu… en formas inagotables. Santa materia, matriz.

No puedo creer que el ser humano actual, Homo Sapiens, de este maravilloso planeta azul y verde sea la finalidad, el centro o la cumbre de la Tierra y del universo. Pero tampoco puedo creer que ello nos exima del sumo deber de cuidar la comunidad de los vivientes como si fuéramos los únicos responsables. Cuidemos.

Nuestras creencias han cambiado, pero seguimos preguntándonos: ¿Por qué tanta belleza y dolor? ¿Por qué es todo? ¿Por qué vivimos?

No puedo creer que los seres humanos estemos dotados delibre albedrío entendido como capacidad de elegir sin estar determinados. Pero tampoco puedo creer que carezcamos de libertad, entendida como capacidad de ser sujetos de nuestro ser, de asumir nuestras condiciones y de ser más felices y mejores. Eres libre de ser.

No puedo creer que después de esta vida haya cielo o infierno o reencarnación, entendidos como suelen entenderse. Pero tampoco puedo creer que la muerte sea el fin de nada, ni que la Vida haya nacido ni vaya a morir. Vive.

No puedo creer que las religiones hayan venido del cielo ni posean la verdad revelada ni tengan respuestas a las preguntas humanas. Pero tampoco puedo creer que en sus textos fundantes y en su tradición no puedan hallarse inspiración y sabiduría para hoy, si se liberan de dogmas, formas y paradigmas del pasado. Busca.

No puedo creer que necesitemos religiones para vivir más humanamente. Pero tampoco puedo creer que podamos vivir humanamente sin una espiritualidad, sea esta religiosa o laica. Una espiritualidad transreligiosa con o sin religión.

No puedo creer que las religiones tradicionales sobrevivan mucho tiempo en nuestra sociedad del conocimiento y del cambio. Pero tampoco puedo creer que podamos sobrevivir mucho tiempo sin el espíritu o el aliento de la vida. Respira.

No puedo creer que ninguna creencia sea esencial a la espiritualidad ni que nadie deba creer nada que no le parezca creíble. Pero tampoco puedo creer que podamos dispensarnos de confiar en el corazón de la Realidad, para ser lo que somos y crear un mundo mejor. Credere viene de cor dare: entregar el corazón.

Las flores de San José siguen bordeando los caminos de Aizarna, como siempre en febrero. Nuestras creencias han cambiado, pero seguimos siendo peregrinos y preguntándonos: ¿Por qué tanta belleza y dolor? ¿Por qué es todo? ¿Por qué vivimos? No busques la respuesta en ningún dogma. Calla, siente, escucha y camina.